La posibilidad de contraer matrimonio hace que los números de suicidio de personas LGBT bajen

Así es manas

No es que el matrimonio como tal baje la tasa de suicidios. ¡No! Lo que pasa es que las personas LGBT se sienten más reconocidas, más seguras y más aceptadas y saber que su país les reconoce la posibilidad de unirse en matrimonio hace que se sientan más seguras y empoderadas y por ello sientan menos estress y se sientan más a gusto con ser LGBT, a diferencia de otros sitios en donde no se receonoce ese derecho y están sometidos a estress por el rechazo de la sociedad fomentada por el estado al no reconocer a su persona humana.

Al menos eso es lo que señalan estudios realizados en Suecia y Dinamarca, en donde el matrimonio entre personas del mismo sexo, ha reducido el número de lesbianas y gays que mueren por suicidio a casi la mitad.

El estudio conjunto del Instituto Danés de Investigación para la Prevención del Suicidio y los investigadores de la Universidad de Estocolmo utilizaron datos de registros de población nacionales en Dinamarca y Suecia.

Comparando dos períodos de 13 años, 1989 a 2002 y 2003 a 2016, observaron las muertes por suicidio de personas en parejas del mismo sexo durante el tiempo en que ambos países legalizaron las asociaciones civiles y el momento en que legalizaron el matrimonio entre personas del mismo sexo. Durante esos eventos los suicidios entre las parejas del mismo sexo cayeron un 46% entre los 2 períodos.

Los investigadores creen que la reducción del estigma influenciado por el matrimonio entre personas del mismo sexo contribuyó a la gran caída de muertes por suicidio.

«Estar casado protege contra el suicidio. Legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo y otras medidas legislativas de apoyo: en realidad, podrían reducir el estigma en torno a las minorías sexuales» señaló Annette Erlangsen, del Instituto Danés de Investigación para la Prevención del Suicidio.

El estudio afirma: “Con el paso del tiempo, la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo y la expansión de los derechos y protecciones a las parejas del mismo sexo, esas minorías se han vuelto mucho más aceptadas en los países nórdicos y en otros lugares».

«Esto podría haber disminuido la estigmatización, el estrés psicológico y el nivel de angustia experimentado por las personas de minorías sexuales, reduciendo así su riesgo de suicidio».

Facebook Comments