Gobierno de Estados Unidos destruyó información de una mujer trans que murió en sus instalaciones

Cada día se reportan más casos de personas trans indocumentadas que son tratadas de manera particularmente discriminatoria en los Estados Unidos

De manera reciente se supo que el ICE (la oficina de inmigración de Estados Unidos) destruyó imágenes de una mujer trans que murió bajo su custodia.

Roxsana Hernández llegó bajo custodia del ICE el 9 de mayo de 2018 y 3 semanas, estaba muerta. Ahora la agencia de inmigración dice que eliminaron evidencia de su condición médica, a pesar de que los requisitos es que se conserven imágenes de video que podrían usarse en futuros litigios.

Hernández era parte de la caravana de personas desplazadas de América Central y del Sur en 2018 y huía del abuso y la violencia de pandillas en Honduras. Ella había sido diagnosticada con VIH después de que pandillas la violaron repetidamente. Quería quedarse en su país de origen, pero temía ser objeto de una violencia generalizada como mujer trans.

Al llegar a los Estados Unidos, los médicos notaron que parecía no estar bien, posiblemente sufriendo de desnutrición. El ICE la transfirió a otras instalaciones y después de 2 semanas falleció.

La Oficina del Investigador Médico de Nuevo México dijo que murió debido a complicaciones relacionadas con el SIDA.

Aunque su cuerpo estaba muy magullado y se había fracturado las costillas, el informe del investigador médico afirmó que sufrió esas lesiones por intentos de resucitación. Sin embargo, una autopsia independiente sugirió que sus heridas fueron el resultado de golpes, patadas y un objeto contundente.

Su familia se está preparando para demandar, con la ayuda del Centro de Derecho Transgénero en los Estados Unidos.

Lo malo es que la demanda se complicará por el hecho de que el ICE no conservó las imágenes de video. La ley federal requiere que la agencia guarde dicha evidencia, pero una solicitud de registros reveló que fue tratada como evidencia regular, sin importancia y eliminada después de 90 días.

Roxana Hernández estuvo en una prisión privada operada por la compañía CoreCivic.

Se piensa que Hernández no recibió la atención médica adecuada. Es obligación que el ICE proporcione medicamentos a las personas viviendo con VIH, pero un informe interno no indica que eso haya sucedido.

Según una revisión interna de ICE, Hernández «estaba inmunocomprometida y enferma» a su llegada y enviada a una sala de emergencias.

Pero según los funcionarios de ICE, la agencia no pudo evaluar sus necesidades médicas porque la estaba transfiriendo continuamente de una instalación a otra, apenas manteniéndola en algunos lugares durante más de un día. En un caso, estuvo en una instalación solo seis horas antes de ser trasladada. Pasó gran parte de su tiempo siendo trasladada de una prisión del ICE a otra.

«Su necesidad de atención médica era obvia, estaba documentada y era potencialmente mortal, y los registros que tenemos hasta la fecha indican que los funcionarios de ICE sabían esas tres cosas y decidieron transferirla».

Las personas refugiadas transgénero, son blanco desproporcionado de violencia y corren un riesgo particular cuando se les obliga a permanecer en áreas hostiles.

Facebook Comments