El estado de Tennessee aprobó Ley para evitar que padres del mismo sexo adopten.

¡Qué feos modos, que injusticia, cuánta homofobia!

El estado de Tennessee en estados Unidos acaba de aprobar un proyecto de ley para evitar que los padres del mismo sexo adopten.

El Senado del estado de Tennessee comenzó el año mediante la firma de un proyecto de ley que permitirá a las agencias de adopción y de acogida basadas en la fe la capacidad de discriminar contra las personas LGBT + cuando quieran adoptar.

El proyecto de ley declara que ninguna agencia de adopción autorizada debería participar en la colocación de un niño con una familia LGBT + si hacerlo «viola las convicciones o políticas religiosas o morales escritas de la agencia».

Algunas agencias basadas en la fe en Tennessee ya no permiten que las parejas homosexuales adopten, pero esta medida proporcionaría protecciones legales a esas agencias, además de garantizar la financiación del gobierno.

La medida fue aprobada por primera vez por el senado controlado por los republicanos en abril del año pasado, y el martes 14 de enero, el gobernador de Tennessee, Bill Lee, anunció que firmaría el proyecto de ley, ignorando las numerosas advertencias de las posibles consecuencias negativas para el estado.  Antes de la votación del Senado, Lee habría dicho que ni siquiera había leído el proyecto de ley de 2 páginas.

Solo un republicano, el senador estatal Steve Dickerson, se unió a los cinco demócratas del Senado en oposición al proyecto de ley.

Tennessee se une a los estados de Kansas, Oklahoma, Texas, Alabama, Dakota del Sur, Virginia y Michigan, que han promulgado leyes similares contra las parejas LGBT +

Ha trascendido que la administración Trump  está proponiendo una regla que impondría las mismas medidas, a nivel federal.